fbpx

Un gatito de la calle consuela a un triste perrito que fue abandonado por su familia

«Tranquilo, la calle no es tan buena como un hogar pero juntos sobreviviremos en ella.»

En Asia, fuera de un edificio residencial de una zona muy hogareña, los hombres y mujeres que transitaban por allí desde hacía algunos meses, empezaron a ver una escena muy peculiar que involucraba a un gatito y a un perrito con las mismas condiciones de vida, vivían en la calle.

Kritter Klub

Aunque solemos decir que los mininos y los perritos no tienen relaciones muy cordiales, estos dos animalitos parecían ser los mejores amigos y se apoyaron en la época más difícil que tuvieron que pasar en su vida.

Soportando el frío y las adversidades juntos y abrazados.

Aunque el minino era un habitante de calle recurrente del lugar residencial, desde inicios de mayo se le podía ver acompañado de un nuevo animalito que no era muy familiar para la gente del edificio: un pequeño perrito que parecía estar en perfecto estado de salud, su apariencia a simple vista, dejaba ver que no era un perrito que hubiera vivido en la calle mucho tiempo.

Kritter Klub

A pesar de ser muy pocos quienes lo reconocían, una de las personas que estaba dispuesta a ayudarlos brindándoles alimentos y algunas camas improvisadas para superar el frío invierno del momento, sabía que había visto al peludito en algún lado. Haciendo memoria, recordó que en el edificio en el que permanecían a la entrada los dos peluditos, solía vivir una pareja de adultos mayores que habían tenido que mudarse a un centro de cuidado especial en el que no los dejarían ingresar a su pequeño can. Entendió que el perrito alguna vez les perteneció y ahora que ellos no estaban, él había sido dejado a su suerte.

Su carita de tristeza al ver pasar a cada una de las personas que entraban al edificio era demasiado evidente, él aún esperaba que sus dueños volvieran, sin embargo, para quitar un poco de su desconsuelo estaba este pequeño minino que ha sobrevivido a la calle durante mucho más tiempo.

Como si tuviera un sexto sentido, el gatito sabía que tenía que cuidar de él y no abandonarlo en su duro recorrido. Así lo ha hecho. Se convirtió en su mejor amigo y permaneció a su lado todo el tiempo como una señal de que no lo dejaría solo.

Kritter Klub

Un rescate exitoso y una vida juntos.

Los hombres y mujeres que estuvieron pendientes de su historia, vieron como, a pesar de tener unas pequeñas camas improvisadas, los dos animalitos preferían dormir al lado de la puerta del edificio donde se acurrucaban juntos para evitar el frío estremecedor. Durante muchos días fueron alimentados por quienes, con un corazón solidario, los mantenían a salvo.

Kritter Klub

A pesar de no faltarles comida y algunos mimos, los residentes insistieron en un rescate hasta encontrar apoyo de un refugio local que se unió para ayudar a los dos peluditos. Aunque no fue nada fácil atraparlos, por tener demasiada desconfianza en los humanos, ambos pudieron ser capturados con redes puestas en la entrada del edificio.

El perrito escapó varias veces pero una y otra vez regresó a la puerta del edificio en busca del gatito, estaba preocupado por él, pues había visto como los rescatistas lo habían capturado.

Finalmente, en una de las ocasiones que el perrito se volvió a asomar, fue atrapado y sacado del lugar para llevarlo a realizarse chequeos médicos en compañía de su gatito protector, quien no lo dejó solo ni un solo momento.

En medio de ladridos y maullidos, los veterinarios pudieron comprobar que la salud de ambos estaba bien y estos dos preciosos animalitos pasaron a estar bajo la protección del refugio que actualmente busca un hogar donde puedan estar juntos.

Desde que sus vidas se encontraron, la idea de separarlos no es una opción y lo han demostrado en varias ocasiones como en este video que documentó toda la odisea del rescate.

Esperamos saber un poco más de ellos y que puedan seguir pasando las noches abrazados, pero en la calidez de un dulce hogar, demostrando que la solidaridad en el mundo animal no conoce de especies y no tiene limites.

Fuente: Kritter Klub