fbpx

Ya pasaron 4 años y sigue visitándola, él sabe que en ese cofre descansa esa niña que lo amó

Nunca traicionan, nunca olvidan… El amor de los perros es uno de los mas grandes regalos que ha recibido humanidad.

Benito llegó a la vida de Joha, una técnica agropecuaria y estudiante de una licenciatura en biología de 25 años, en 2014 cuando solo era un pequeño cachorrito. Desde el primer momento, la joven asumió la responsabilidad del peludito con mucha dedicación y se dedicó a él completamente, creando una relación envidiable entre los dos.

Ambos iban juntos a cualquier lugar y se hicieron inseparables en muy poco tiempo.

Belén Dure

A pesar de ese estrecho vínculo por el que Joha se levantaba a diario a cumplir sus sueños, el 7 de abril del 2016, después de un repentino accidente cerebrovascular, la joven falleció dejando a Benito al cuidado de sus padres y Belén, su hermana. La noticia fue aterradora, aunque Joha había nacido con problemas cardiacos, había vivido con ellos la mayor parte de su vida sin ningún problema, sin embargo, algo tan repentino le había arrebatado la posibilidad de graduarse y, por supuesto, ver crecer a Benito.

El corazón nunca olvida.

Belén, la hermana de Joha y su padre Isamel, son originarios de Entre ríos en Argentina y es allí donde han vivido desde el lamentable momento en el que la mujer se fue de sus vidas. Desde ese instante, Benito se convirtió en su responsabilidad y es uno de los más afectados por la ida de su mamá, por lo cual, la familia lo ha cuidado como el vivo recuerdo de esa hija y hermana a la que perdieron.

Belén Dure

Joha siempre tuvo problemas de salud y, aunque la gran mayoría de ocasiones se mantuvo firme a pesar de sus dolencias, en 2016 posponer una cirugía de corazón fue lo que terminó por llevársela, sin embargo, en ese difícil momento, Benito también estaba ahí.

Aquí puedes ver el video de Benito visitando a Joha:

Como parte de un homenaje para ese amor incondicional entre su hermana y su perrito, Belén utilizó su cuenta en Twitter para recordar precisamente eso: la incondicionalidad de Benito, incluso después de la muerte de la mujer que lo había adoptado entre sus brazos. Con fotos de los momentos que ambos compartieron y una canción muy emocional de fondo, Belén ambientó el video para hacerle una introducción a lo verdaderamente importante.

Belén Dure

A pesar de haberse ido hace más de cuatro años, Benito todavía se emociona profundamente al visitar la tumba de su mamá y, aunque la familia ya ha logrado captarlo en más de una ocasión, quisieron compartirlo para honrar la memoria de Joha.

Benito siempre está. Estuvo. Así como lo ven en el video es él», comentó sobre el caniche. «Yo le digo ‘vamos a visitar a tu mamá’ y se pone loco, él torea, llora, pareciera que se emociona. Él salta, da vueltas y se pone muy contento cuando digo que nos vamos al cementerio. –Dijo Isamel a La Nación.

Un lugar al que verdaderamente pertenece.

En el video que se hizo viral en pocas horas, se puede ver a Benito emocionado cuando Isamel abre la pequeña edificación donde reposa el cuerpo de Joha. El peludito pide que lo alcen o lo ayuden a llegar hasta el ataúd donde busca la forma de acomodarse y pasar un tiempo en compañía de esa mamá a la que nunca olvidará.

Belén Dure

Para la familia, el acto es solo una confirmación del corazón enorme de esa hija que se fue pero el regalo hermoso que les dejó en la tierra. Aunque verlo recurrir a su mamá para tranquilidad es muy triste y han llorado cientos de veces, el amor de Benito llena sus corazones y, seguramente, el de Joha, donde sea que esté, también.

Belén Dure

Fuentes: Belén Dure, La Nación.