fbpx

Abuelita de 79 años es sentenciada a cárcel por alimentar gatitos callejeros

Así de mal tiene que estar una sociedad para sentenciar a la cárcel a alguien por ser bondadoso con unos seres indefensos.

A los animales también les da hambre, es un concepto que es simple, son seres vivos, tienen necesidades iguales a las del hombre, entonces, si nosotros hemos determinado que el alimentarnos diariamente es obligación y un derecho que tenemos, ¿por qué los animales no lo tienen?

Muchos gobiernos y sociedades aseguran que a los animales callejeros no se los debería alimentar porque existe una sobrepoblación de especies, supuestamente, al alimentarlos, sólo permitimos su supervivencia y su larga existencia, haciendo que la problemática continué.

Pixabay

Es irónico, porque la mayor sobrepoblación que existe y la que  más daño le hace al planeta es la humana, pero no, nosotros nunca somos los culpables de nada, los animales siempre tienen que pagar los platos rotos de una sociedad inconsciente y desequilibrada.

No obstante, existen ángeles en la tierra para estos animalitos a los que la sociedad los ha definido como un problema, un estorbo, e incluso cómo parte de la basura, pues muchas personas abandonan a sus animalitos cómo si se tratará de un mueble viejo. Sin mencionar, que en las ciudades les hemos dado a los callejeritos los basureros para vivir,  ellos no tienen derecho a estar en ningún otro lugar que no sea los lugares marginados de una ciudad.

PxHere

Nancy Segula de Havana Road en Garfield Heights, Estados Unidos, es una viejita de 79 años que fue sentenciada a pasar 10 días en la cárcel por ser solidaria con los gatitos de su vecindario, diariamente, ella les brinda comidita agua y comidita fresca.

Fox8

Dos gatitos abandonados iluminaron su corazón.

La mujer asegura que la misión de alimentar a los gatitos comenzó en el año 2017, en dicho año, ella pudo ver como sus vecinos desalmados abandonaron a dos gatitos al mudarse, los peluditos pensaban que aquellas personas eran su familia y que necesidades ni tristezas iban a vivir, pues se sentían amados y protegidos en aquel hogar.

Sin embargo, sus ilusiones fueron sólo eso, ilusiones, las personas de esa casa no los querían realmente y sin ningún tipo de carga de consciencia, los dejaron en la calle, el lugar que se convierte en una pesadilla para todo animalito que no tiene un hogar.

Pixabay

Nancy al ver a los dos nuevos callejeritos solos, tristes, con hambre y mucho miedo, decidió hacer algo por ellos, si bien no podía adoptarlos, si podía alimentarlos, pues el hecho de que no existiera hambre en sus pancitas, haría que todo fuera un poco más llevadero.

Siempre los alimentaba y los cuidaba porque estaba preocupada por ellos, soy un amante de los gatos, por lo que me parecía bien ayudarlos. – Comentó Nancy a Fox 8.

Después de que la mujer comenzó a alimentar a estos dos ángelitos incomprendidos, comenzaron a llegar a su casa más gatitos que también sufrían la indiferencia de las personas, ella, poseedora de un gran corazón, les brindó comida a todos aquellos que la requerían. 

Pixabay

Como era de esperarse, alguien atentaría contra el bienestar que los pequeños peludos estaban recibiendo. Unos molestos vecinos estaban inconformes con la bondad de Nancy, así que reportaron ante la policía el «crimen» que estaba cometiendo, pues en el Garfield Heights está completamente prohibido el alimentar animalitos callejeros. 

A partir de ese momento Nancy recibió cuatro citaciones por parte de la policía, pero sin duda, la última fue la peor, pues la mujer fue obligada a presentarse en el despacho del magistrado Jeffrey Short, el cual la sentenció a pasar diez días en la cárcel, por el «nefasto» crimen que había cometido.

No podía creer lo que me decía mi madre. Ella recibe 10 días en la cárcel del condado, no lo podía creer. Estoy seguro de que la gente se entera de las cosas que suceden en el centro de esa cárcel. ¿Y van a dejar que mi madre de 79 años vaya allí?. – Añadió Dave Pawlowski, el hijo de Nancy a Fox 8.

Si bien la mujer sin ningún temor se presentó a todas las citaciones y obedeció a la sentencia que le fue otorgada, siente que es un acto injusto y cruel, ella sabe que no está cometiendo ningún crimen, pues alimentar almitas inocentes y hambrientas no tiene absolutamente nada de malo, todo lo contrario, está contribuyendo a que este mundo sea un poco mejor.

Es una gran sentencia para mí por lo que hice. Cuando hay tanta gente por ahí que hace cosas malas.– Finalizó Nancy a Fox 8.

Afortunadamente el castigo no fue muy grande y ella pronto se repuso de lo que le paso para volver a su casa donde muchos gatitos incomprendidos y rechazados la esperan con ansias, amor y agradecimiento por ser la única que no los ignora.

NancySegula

Fuente: Fox8.