Esta ardillita ha visitado durante 7 años a la familia que le salvó la vida

Las visitas diarias de la ardillita son compensadas con una manotada de nueces.

Una ardilla de a penas cuatro semanas de edad fue atacada por un búho que la dejó herida y muy frágil, por cuenta propia era muy difícil que logrará sobrevivir, pero para fortuna de la pequeña peludita, un grupo de rescate de animales silvestres se encontraba paseando por el bosque en el que ella vivía, ellos al notar que la chiquita estaba muy delicada, la rescataron y la llevaron consigo.

Una vez acogida, los rescatistas se dieron cuenta que ella requería de muchos cuidados para poder sanar sus heridas, por lo que consideraron que lo mejor era que la pequeña se fuera a un hogar de paso que le brindaría todos los cuidados necesarios.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Official Bella the Squirrel (@cidandbella) el

Y así fue, la ardilla llegó al hogar de acogida de Brantley Harrison, una mujer que junto a su familia, destinaban su casa como hogar de paso para animalitos que lo necesitarán y requirieran de ser rehabilitados y cuidados.

El animalito recibió el nombre de Bella, afortunadamente sus heridas no eran tan graves, por lo que al cuidado de la familia logró recuperarse rápidamente, sin embargo, era muy pequeña para volver al mundo salvaje, por lo que la familia decidió darle hogar de paso por un tiempo más mientras crecía y aprendía a defenderse por su propia cuenta.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Official Bella the Squirrel (@cidandbella) el

En su hogar de paso vivía en una jaula en el jardín de la casa junto a otras tres ardillas que también se estaban recuperando, sus nombres eran Larry, Moe y Curly.

En aquella jaulita contaban con una camita, nueces, frutas y verduras, también tenían tiempos de receso en el que  podían salir ilimitadas veces a la zona natural de la casa.

cidandbella

Brantley, era muy amorosa y entrega con todos los animalitos que llegaban a su hogar, sin embargo, a ninguno lo llegaba a considerar como un animal de compañía, pues ella entendía que lo más sano para ellos era vivir en su hábitat natural.

Bella no se quería alejar del lugar al que ella consideraba un hogar.

Después de que Bella vivió más de cinco meses al cuidado de la familia, ellos consideraron que había llegado la hora de liberarla, creyendo que este sería el fin de esta amistad entre la ardillita y ellos, pues todos los animalitos que liberaban, se iban muy felices a explorar y vivir una vida rodeada de naturaleza y amiguitos de su misma especie.

Sin embargo, la pequeña peludita  no actuó de la misma manera que los otros animalitos han actuado, pues ella aunque si se subió a los árboles con gran entusiasmo y salto entre los altos pastos, no se quería alejar de las personas que la habían ayudado y querido durante sus primeros meses de vida.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Official Bella the Squirrel (@cidandbella) el

Bella no quería distanciarse mucho del lugar donde ella había vivido y donde ella sabía estaba su familia de otra especie, por lo que después de un rato de jugar y explorar entre la naturaleza, se acercó de nuevo a casa, pidiendo entrar de nuevo.

cidandbella

Al principio la familia reconoció que es común este comportamiento en los animales que han rescatado pero que dura por mucha una semana, por lo que de manera compresiva, le daban la bienvenida a Bella cada vez que iba,  brindándole nueces y toneladas de cariño por el tiempo que se quedaba.

cidandbella

Ella comenzó a regresar por gusto pocos días después de ser liberada. Los otros regresaron también por unos días, lo cual es muy típico y luego, después de una semana por lo general dejan de venir y acercarse a ti. Bella se sienta en la puerta esperando que alguien se dé cuenta de que ha venido a visitarnos, incluso ha recurrido a saltar a la ventana del comedor para ver si alguien la ve. – Comentó Brantley a The Dodo.

cidandbella

Bella ama a sus humanos pero también la libertad.

Para sorpresa de la familia de acogida, Bella no era un animal común, ella estaba a gusto con ellos y además muy agradecida por todo lo que hicieron por ella, por lo que sus visitas eran diarias, sin embargo, ella sólo se queda un par de horas junto a ellos y luego regresa a vivir su vida salvaje.

cidandbella

Actualmente, ya han pasado siete años desde que Bella fue acogida en el hogar de Brantley, así mismo, ya han se han transcurrido siete años desde que la adorable ardillita sigue visitando a su familia, demostrándoles cuanto cariño les tiene y cuan importantes son para ella.

cidandbella

La familia asegura que Bella es un animal muy cariñoso e inteligente, además de que muy alegre, pues cada vez que ella se encuentra con alguno de ellos, salta de alegría y camina apresuradamente para poder reunirse con ellos y disfrutar un rato de su compañía.

cidandbella

La ardillita después de un tiempo conformó su propia familia.

En unas de las visitas de Bella, la familia pudo notar que ella parecía querer decirles algo, más específicamente parecía pedirles ayuda.

Ellos después de observarla por un rato, pudieron notar que una de sus patitas estaba coja y lastimada, por lo que decidieron volverla a capturar para ponerla nuevamente en la jaula de rehabilitación y cuidarla hasta que estuviera sana.

Después de unos días de cuidados y dosis de medicamentos, Bella estaba recuperada y lista para ser liberada, o al menos eso era lo que ellos creían.

Cuando se disponían para soltar a la pequeña ardillita se dieron cuenta que ella estaba más panzona de lo normal y que parecía tenía mucho dolor abdominal, pronto ellos cayeron en cuenta que lo que le pasaba a su pequeña amiguita era que estaba a punto de dar a luz. 

Luego de varios masajes en su barriguita mientras la acompañaban en ese momento, Bella dio a luz a tres hermosos bebitos, lo que obligó a la familia a quedarse con ellos y cuidarlos por unos meses más.

BrantleyHarrison

Esto no era problema para la familia humana, todo lo contrario, estaban muy felices con albergan a la adorable familia de ardillas.

Por ahora sólo les queda esperar pacientemente a que todos los bebés crezcan para poder liberarlos en su hábitat natural, pero ellos no tienen afán, están muy emocionados con lo ocurrido, tanto así, que se sienten como abuelos.

Es realmente increíble ver al bebé que crié criar a sus propios bebés. – Finalizó Brantley a The Dodo.

BrantleyHarrison

Fuente: TheDodo.