fbpx

Esta gatita tenía depresión y no comía hasta que conoció 2 divertidos amigos

¿Con este par de loquillos quién no sale de la depresión?

Una pequeñita almita peluda de dos semanas de vida, se encontraba completamente sola en las calles de San José, California, tal parece su mamita había sido una desafortunada gatita que dio a luz en el sitio más indigno e injusto para estos animales, la calle.

No obstante, a ella se la encontró solita, lo que hace suponer que a su mamá y hermanitos algo malo les ocurrió, algo que no es de extrañarse viviendo en un sitio tan peligroso y poco adecuado para estas criaturitas inocentes.

La pequeña fue encontrada por una mujer de nombre Thoa Bui, un ser humano como cualquier otro pero con un corazón dispuesto a amar a los animales sin ningún limite, pues durante toda su vida ha ayudado a cada ser vivo peludo que se haya cruzado en su camino con necesidad, y esta vez fue el turno de Rosie, la gatita que había pasado sus primeros días en calle sobreviviendo quién sabe como, pues era muy chiquitita.

Lamentablemente Rosie estaba muy triste y débil por las carencias de comida y abrigo que había vivido, no obstante, Thoa se sentía esperanzada de que pronto se iba a reponer, tanto física, como emocionalmente.

No obstante, la gatita con los días no mostró mejora, el veterinario ya había descartado cualquier enfermedad, por lo que era seguro que se trataba de una cuestión anímica y era entendible, pues hasta el momento la gatita no había vivido un sólo día feliz.

La mujer muy preocupada, decidió que era momento de poner a funcionar su mejor tratamiento antidepresivo, sus perros.

Rosie encontró la paz en los pelitos de sus compañeros caninos.

Anteriormente la mujer había llevado a casa a gatitos huérfanos, gatitos que estaban sufriendo muchas carencias por la ausencia de madre, no obstante, estos animalitos habían recibido toda la atención y cariño de sus perros, sobretodo de una, una huskie de nombre Lilo, una perrita que estaba comprometida con hacer sentir mejor a todo aquel rescatadito peludo que llegará a casa.

Años atrás Lilo le había demostrado a su mamá humana que no había mejor mamá sustituta que ella.

Thoa sin pensarlo mucho más, llamó a Lilo para que conociera a la nueva inquilina e hiciera su magia con ella, pues la gatita ni comía y si seguía en esa condición, no iba a lograr sobrevivir.

Bastaron dos horas para que la gatita comenzará a sentirse mejor, pues después de que la huskie la puso debajo de sus patitas, Rosie al fin comenzó a responder, tal vez ella sintió al fin el calor de una almita tan pura como la de ella

lilothehusky

Luego de esas dos horas, la mini felina comenzó a comer, lo que significo la primera señal de bienestar, pero no sería la primera, pues a partir de ese momento Lilo sería quién se iba a encargar de sacar adelante a esa chiquitina.

Después de que transcurrieron los meses y Thoa pudo observar como se unieron Rosie y Lilo, sintió que no podía separarlas, pues pese que Rosie ya era una gatita grande y había recobrado todas las fuercitas para defenderse por si misma, la mujer era consciente que Rosie, al igual que Lilo, podían disfrutar más el mundo si estaban unidas.

No obstante, Lilo se debe llevar todo el crédito, si bien fue la que más interactuo con Rosie y la que además es la favorita de la gatita, los otros perritos de la casa también ayudaron, mejor dicho, cuando se unen todos crean la manada perfecta.

Rosie era consciente de que era una gata, pero no parecía estar para nada inconforme con haber sido criada por perros y hasta parecerse a ellos, pues a la gatita le encanta hacer las mismas actividades que sus hermanos y amigos caninos.

Ella, al igual que los huskie de la casa, hace sus necesidades afuera, le encanta pasear agarrada de una correa, le fascina correr en el pasto y explorar zonas llenas de naturaleza.

Definitivamente tiene sus rasgos felinos porque tiene otros gatos viviendo en la casa que también son sus amigos, pero creo que ella sabe en el fondo que fue criada por un husky. Y adopta muchas de esas características. Cree que es más un perro que cualquier otra cosa. – Explica Thoa a The Dodo.

Thoa, asegura que los perritos no son sólo amigos y protectores de Rosie, sino también son su guía y su fuente de aventuras, pues a Rosie le encanta salir, pero sólo cuando siente que están ahí sus amigos para darle la fuerza y valentía que se requiere, no sólo para enfrentar una aventura, sino a la vida misma.

Fuente: The Dodo.