fbpx

Este amable señor le dio agua con sus manos a un sediento perrito de la calle

Con ternura recogía el agua en sus manos y se la daba al perrito, Gracias amable señor ❤

«Usa tu voz para la bondad, tus oídos para la compasión, tus manos para la caridad, tu mente para la verdad y tu corazón para el amor«. Esta es la frase con la que acompañó una pagina animalista de Instagram la publicación del conmovedor vídeo, famosa frase del poeta musulmán Yalal ad-Din Muhammad Rumi; y fue un total acierto, pues, tal vez, no exista una mejor cita para describir las acciones del amable señor que con dulzura le ofreció agua a un perrito callejero.

Instagram/goldenretriever0505

Si todos dedicáramos acciones generosas a los demás, el mundo sería un paraíso.

La escena sucedió en una calle de Ecuador cuando Pamela Altamirano Sánchez desde la distancia la observó y se animó a grabarla para poder compartirla con su comunidad de Facebook.

Instagram/goldenretriever0505

Ella vio como, con abnegada ternura, el señor, ya de edad, iba una y otra vez a un tanque de agua, la recogía con sus manos y se la ofrecía a un perrito de la calle quién con gusto la tomaba de las propias manos del viejito.

Él, con una sonrisa de complacencia veía como el perrito recibía su ofrecimiento y con la mirada satisfecha de estar haciendo una acción loable miraba al animalito saciar su sed.

Instagram/goldenretriever0505

Ignorante de que lo estaban grabando en la distancia, empleó todo el tiempo necesario para que el perrito bebiera la suficiente agua, para que al menos durante un par de horas no padeciera la terrible sed que suelen sufrir los animales de la calle.

Lamentablemente, Pamela no supo nada adicional a la escena que grabó, pues una vez el perrito estuvo satisfecho, tanto el peludito como el señor, continuaron sus respectivos caminos.

Mira a continuación el conmovedor vídeo en el que el señor le da agua al perrito callejero.

Invitación a alimentar al hambriento, dar de beber al sediento.

En nuestras sociedades latinoamericanas existe una gran desigualdad y en las calles personas y animales sufren innombrables agonías físicas y emocionales, por ello, quienes podamos dar al menos un poco de lo que tenemos, debemos hacerlo con gentileza y amabilidad, como el señor de esta historia.

Los animales especialmente, por no poder hablar o pedir con palabras, viven constantes necesidades: sienten hambre, frío, soledad, temor, sed… así que si te encuentras uno en tu camino, dale algo de agua, alimento o incluso ofrécele una caricia, pues ellos son tan sensibles que aprecian, casi más que nada, el afecto de las personas o de sus congéneres. Nunca pases de largo, pues un minuto de tu tiempo puede significar para un animal de la calle un alivio de muchas horas.

Instagram/goldenretriever0505

Desde nuestras páginas seguimos pidiendo a todos los gobiernos de nuestros países tomar acciones efectivas para ayudar a la población callejera animal, ellos necesitan ayuda.

Con información de: Diario Correo.