fbpx

La triste carta de un niño…. «Les dejo mi perrito, no quiero que mi papá lo lastime»

Un niño dejó a su cachorro en la puerta del refugio con una carta y un juguete para que nunca lo olvide.

No sabemos mucho del personaje humano de esta historia, sabemos que se llama Andrés, tiene 12 años y es de el Estado de México, según reportes oficiales. Con una edad tan corta fue testigo del abuso de su padre hacia su perrito que, para él, lo era todo en la vida. En un acto enorme de amor por el peludito, por encima de su deseo de conservarlo, escribió una carta que se encargó de dejar en una caja junto con el cachorrito y un peluche en un refugio ubicado en el Estado de Hidalgo, cerca a su hogar.

Niños y perritos, almas puras.

Es cierto que los niños siempre dicen la verdad y también, que tienen una sensibilidad muy superior a nosotros, los adultos, que muchas veces ponemos la razón por encima del corazón, todo lo contrario a lo que hizo Andrés el 13 de febrero cuando, después de ver los abusos constantes de su padre hacia su cachorrito Pitbull, decidió, con ayuda de su mamá, llevarlo a un refugio donde pudieran cuidarlo y, tal vez, buscarle un hogar donde nadie le hiciera daño y le pudieran ofrecer todo lo que él soñaba darle.

La intuición de un pequeño lo conduce al lugar indicado para salvar a su perrito.

En medio de su preocupación por ver a su pequeño amigo sufrir, Andrés optó por una decisión nada fácil de tomar y tenía el apoyo de su mamá que tampoco estaba de acuerdo con el trato dado a su perrito. Buscaron un refugio que tuviera las condiciones de cuidarlo y además, que tuviera personas con vocación y amor por los animales. En el proceso, que fue apresurado y a escondidas, encontraron a Xollin, una organización sin ánimo de lucro en el Estado de Hidalgo que ayudó al niño a tomar la determinación final.

En un último acto de amor y mirando a los ojos a su pequeño amigo, el niño trató de explicarle que sería llevado a otro lugar, sería apartado de su lado con la noble ilusión de darle la oportunidad de que tuviera una vida mejor, así fuera, lejos de él. Andrés lo organizó en su cajita mientras a su lado colocaba un peluche, esperando que este pequeño objeto, fuera el lazo que los mantuviera unidos en la distancia.

Finalmente, metido en este cajón de cartón, fue llevado hasta la puerta del refugio y fue dejado junto con la nota de explicación que el niño se esmeró en escribir. Allí se vieron por última vez, se dijeron adiós y el pequeño dejó ir a su amigo peludito  para que alguien pudiera darle lo que él, lamentablemnte, no podía.

Me llamo Andrés y tengo 12 años. Mi mamá y yo decidimos dejarlo en manos de ustedes a escondidas de mi papá porque él está pensando en venderlo. Pero lo maltrata y lo patea. Una vez lo pateó tan duro que le lastimó su colita. Espero que puedan ayudarlo y lo cuiden. Le dejo un peluche para que no me olvide – Escribió el niño en su carta.

Sin duda, Andrés y su mamá no erraron en el lugar que escogieron para su pequeño cachorrito, Xollin se encarga de cuidar y suplir las necesidades de alrededor de 120 perritos a los que miman haciendo la labor de un hogar de paso mientras completan su camino a su hogar definitivo. Además de esta labor, los voluntarios también ayudan a perritos que son encontrados en malas condiciones médicas cuando son dejados en la calle.

El perrito al fin encuentra un lugar seguro.

Rene, como decidieron nombrar en el refugio a este precioso de ojos grises, conmovió a todos al llegar. El primer procedimiento, después de lo triste que pudo ser esta situación, fue verificar lo que decía Andrés en su carta y que terminó siendo real: el cachorrito tenía una fractura en su cola que todavía está en tratamiento médico, hecho que demostró la historia contada por el sensible y comprometido niño.

La buena noticia es que al ser un cachorrito precioso y atractivo a los ojos de quienes quieren adoptar, el refugio ya tiene más de 300 solicitudes de adopción para Rene, sin embargo, los voluntarios le recuerdan a los futuros adoptantes mediante sus redes sociales que tienen otros 120 perros que también necesitan un hogar.

El perrito llevará el nombre de Rene, y será entregado a la familia correcta para él. Sé que no he respondido muchos mensajes a tiempo, pero nunca creí que llegaran más de 300 solicitudes de diferentes estados de la república para adoptar a Rene. Si todos abrieran su corazón y su hogar como a este perrito ya se hubieran adoptado TODOS nuestros perritos del refugio. –Escribió uno de los funcionarios del refugio a través de Facebook.

Rene está siendo tratado con mucho amor y superando el maltrato que sufrió. Él y el niño que lo amó nos recuerdan que el verdadero amor busca el bienestar siempre, más allá de nuestros propios deseos y nosotros agradecemos que haya pequeños como Andrés que amen tanto a los animales y reconozcan cuando un ambiente no es seguro para ellos.

Si estás interesado en adoptar a Rene, a otro perrito como él o hacer una donación al refugio y sus animalitos, puedes acceder al enlace de Xollin.

Fuente: Refugio XollinCNN