fbpx

La última tortuga hembra de caparazón blando del mundo acaba de irse

Declarada funcionalmente extinta.

El pasado sábado 13 de abril de 2019, la última tortuga de caparazón blando Yangtze, falleció.

Se encontraba desde el 2008 en el zoológico de Suzhou en China, fue llevada allí para intentar conservar la especie y así mismo volverla a poblar.

Los intentos de inseminarla comenzaron en el 2015 y aunque se persistió durante 4 años, lamentablemente ella nunca quedó embarazada. Aunque chinos y vietnamitas, socios y expertos en inseminación, hicieron profundos estudios y grandes esfuerzos por lograrlo, no fue posible, la tortuguita después de intentarlo en 5 ocasiones, no pudo traerle esperanza a su especie.

La tortuga fue llevada al zoológico para que se apareara con una tortuga de 100 años macho, pero nunca fue posible que se reprodujeran de forma natural. Así que fue ahí cuando la Sociedad para la Conservación de la Vida Silvestre (WCS), intervino e hizo 5 intentos de inseminación, pero tristemente los huevos fueron determinados como «huevos no viables», lo que significaba que no eran lo suficientemente fuertes, no resistirían y por ende no alcanzarían a nacer.

La tortuga falleció en el quinto intento de inseminación, ella no logró despertarse de la anestesia y aunque estuvo 24 horas interna en la clínica del zoológico, no fue posible reanimarla.

Agencia EFE
Agencia EFE

En Cautiverio, junto a la fallecida tortuga, se encontraban otras dos tortugas pero ambas eran macho, por lo que se determinó que la extinción era «funcional», lo que quiere decir que aunque no falleció el último ejemplar de la especie, si fallecieron en su totalidad las hembras pertenecientes a ella, lo que hace que se convierta en una extinción segura. Cuando las tortugas macho se vayan al cielo de los animalitos, la especie no volverá a verse en nuestro mundo.

WCS tomó la noticia con gran tristeza y señaló que aunque es una gran tragedia el fallecimiento de la tortuguita, es una mayor tragedia el hecho de que las extinciones de especies existan gracias a la caza y destrucción de los hábitats naturales.

La WCS también comunicó que dos individuos de esta especie fueron vistos en estado salvaje, los sexos aún no se han determinado pero se conserva la esperanza de que al menos uno de ellos sea una hembra, pues así los seres humanos tendríamos una nueva oportunidad para respetar y proteger a las tortugas de caparazón blando Yangtze.

También la WCS espera que esta noticia nos ayude a reflexionar acerca de la relación que tenemos con la naturaleza y que así mismo no permitamos más la extinción de otras especies.

Fuente: WCSNewroom