fbpx

Perdida en un bosque congelado, su perrito nunca se rindió hasta devolverla a su hogar

Los perros como especie evolucionaron para proteger, el heroísmo lo llevan en el instinto… lo llevan en su sangre.

Una niña de a penas 3 años de edad, llamada Victoria, se perdió durante más de 15 horas a una temperatura menos 30 grados, ella se alejó de su casa para ir tras su perrito Rusty, el cual intentaba huir del lugar, ella se alejó mucho de su hogar sin darse cuenta que luego no encontraría el camino de regreso, sus papás no notaron su ausencia de inmediato, no obstante, la niña no emprendió su misión sola, a su lado la acompañaba y protegía su otro perrito, Blue.

Wikimedia

En Cordes Lakes, ubicado en el condado de Yavapai, en el estado estadounidense de Arizona, se encontraba la familia Bensch, celebrando a las afueras de la casa un logró que habían obtenido en el ámbito laboral, todo iba de maravilla, estaban contentos y todos se divertían, eran cerca de las 5 de la tarde y Victoria, Rusty y Blue habían corrido y jugado durante horas en el jardín de la casa.

Uno de los perritos, Rusty, quiso explorar a las afueras de la casa, por lo que empezó a alejarse del lugar donde estaba toda la familia reunida, Victoria preocupada porque no le pasará nada a su peludo, lo siguió y a ella Blue, como su protector y más leal compañero.

Una inquietante búsqueda comenzó.

Victoria sin darse cuenta se alejó mucho de la casa y en pocos minutos cayó en cuenta que estaba en un lugar que no conocía, había entrado en una especie de bosque, pues ya no se veían casas, sólo rocas, arbustos, un arroyo  y mucha maleza, ella por ser más chiquita e inexperta, había perdido el rastro de Rusty, pues este cogió ventaja rápidamente. Ahora ella estaba completamente perdida pero no sola, Blue había caminado a su ritmo y se encontraba pegadito a su cuerpo, haciéndole entender que él estaba ahí para ella.

Pixabay

No mucho después los padres de la niña cayeron en cuenta que esta, al igual que Blue no se encontraban en casa, Rusty había regresado por su cuenta, pero los otros dos bebés de la casa se encontraban desaparecidos. Como era de esperarse, los papás muy angustiados comenzaron a buscar a Blue y a Victoria, caminaron al rededor de las casas vecinas gritando sus nombres, no obstante, no obtuvieron respuesta alguna.

Después de dos horas de no tener éxito, los papás acudieron a las autoridades, las cuales comenzaron una búsqueda de inmediato. 

Toda la comunidad se unió, vecinos, familiares y equipos de rescate recorrieron el área toda la noche, gritando el nombre de Victoria, se pusieron grandes chaquetas y pañuelos cuando la temperatura bajo a los menos 30 grados, utilizaron caballos, perros entrenados y vehículos todo terreno. Algunos de los buscadores llevaban luces de alta intensidad, otros llevaban gafas de visión nocturna, pero el frío era intenso, la maleza era pesada y el terreno era rocoso. 

Todos estaban haciendo lo posible por hallar a la niña, detectives detuvieron los automóviles que pasaban por el lugar y los requisaban, interrogaban a todo aquel que pasara, todo el estado se encontraba muy preocupado y desesperado, querían encontrar a la niña sana y salva pero lamentablemente la noche no fue suficiente, amaneció y Victoria aún no se encontraba en los cálidos brazos de sus padres. 

El último recurso que tenían las autoridades, fue el que logró dar esperanza a la devastada familia.

Los detectives ya desesperados de no poder darle una pizca de esperanza o señales de vida a la familia de Victoria, decidieron poner en marcha un helicóptero que inspeccionará el área desde las alturas. Este comenzó su misión al rededor de las 7: 30 de la mañana y aproximadamente a las 8 am, lograron ver entre la maleza un perrito peludo que yacía casi que encima de una pequeña niña, parecía ser que buscaba protegerla.

Youtube/CNN

Cuando las autoridades que estaban en el helicóptero dieron el aviso a sus compañeros que estaban en tierra del avistamiento, estos con la familia de Victoria, al igual que el helicóptero, se acercaron rápidamente al lugar indicado, en cuanto llegaron, lo que había ocurrido durante toda la noche se volvió evidente, habían sufrido muchísimo frío,  pero el pelaje del perrito los había mantenido con vidas a ambos durante 15 horas.

En cuanto Blue sintió que unas personas desconocidas pretendían acercarse a Victoria, la cual estaba acostada boca abajo, el perrito se levantó, avanzó hacia ellos y se mostró imponente  y protector, no permitiría que le hicieran nada a la pequeña que tanto había protegido, luego, cuando la niña sintió que alguien se acercaba, se puso de rodillas y vio a lo lejos a su familia, en ese momento sonrío y consintió a Blue, como diciéndole que todo iba a estar bien.

A partir de ese momento Blue entendió que llegaban al rescate y entre saltos, ladridos alegres y corridas en círculos, les mostró a los policías la urgencia que existía de que rescatarán a la niña, pues él, después de saludarlos, los llevó hacia ella, la cual no se podía levantar, pues sus piesitos estaban completamente congelados.

Inmediatamente los padres agarraron a la niña y la subieron al helicóptero, el perrito los siguió y saltó a las puertas de este, pues no sólo no quería que lo dejarán, sino no quería dejar sola a Victoria, si bien ya los habían rescatado, todavía quedaba mucho por hacer, como estabilizar y garantizar la salud de la pequeña.

Youtube/ CNN

Victoria y Blue al fin regresaron a los cálidos brazos de su familia.

En cuanto las autoridades comunicaron a la comunidad, la cual había pasado en vela toda la noche por estar al pendiente de la niña, que esta ya se había encontrado y que estaba a salvo, todos sintieron una gran felicidad y un enorme alivio, pero todos se preguntaban: ¿Cómo había sobrevivido a tan helada noche?

Luego de que el helicóptero se detuvo en la casa de los Bensch, las dudas de los vecinos se evaporaron en cuanto vieron bajar a Blue, pues era evidente que este por su carita de preocupación, era quién había pasado toda la noche calentando y protegiendo a Victoria, después de muchos abrazos, besos, caricias y felicitaciones hacia Blue, este ingreso a la casa, por otra parte, Victoria y sus papás se dirigieron al Phoenix Children’s Hospital para tratar la leve congelación que padecía, sobretodo en sus piesitos.

Youtube/ CNN

En el hospital aseguraron que no era nada grave, que con calor y unos pocos cuidados su temperatura corporal ideal volvería, pero que era mejor que pasará la noche bajo el cuidado de los médicos para garantizar su bienestar, sus papás orgullosos de lo valiente de su hija y de lo leal de su perro, agradecieron a la vida y se quedaron junto a la pequeña toda la noche. Por otra parte, Blue se quedó en casa calientito y con la panza llena después de una deliciosa y abundante cena que le preparó los abuelos de victoria en agradecimiento por su compromiso y amor hacia la más pequeña de la casa.

Estoy muy aliviado y agradecido de tenerla de regreso, finalmente podré dormir esta noche. -Finalizó Ernest Bensch, el padre de la niña a The Arizona Republic.

Youtube/CNN

Con información de: The Arizona Republic.