fbpx

Su dueña falleció y su perrito, negándose a dejarla ir, se puso a llorar en su tumba

Pocos humanos he visto expresar con tanta tristeza la pérdida de un ser amado.

Los veteranos de guerra tienen un papel fundamental en la vida social de Estados Unidos. Son considerados héroes y, debido a lo que viven en el entorno armado, han empezado a desarrollar diferentes secuelas asociadas al estrés postraumático que se han convertido en un fenómeno de salubridad con consecuencias marcadas en la salud mental del país.

Para combatir los traumas y las consecuencias de la enfermedad, estos hombres y mujeres han tenido que recurrir a distintas terapias que el gobierno y entidades adscritas, han empezado a brindar. Una de ellas y, además, la más exitosa, es el acompañamiento de perritos de terapia. El santuario de perros lobo, Lockwood Animal Rescue Center ha sido uno de los lugares que ha brindado este tipo de ayuda desde hace más de una década. Este proyecto empezó con Wiley, un perrito muy especial y sentimental. 

Un gran corazón que se salvó e inspiró para salvar a otros.

En 2008, Matt Simons, un fanático de los perros lobo, fue contactado con urgencia para salvar a Wiley, un pequeño que estaba a punto de ser sacrificado por su condición genética que era considerada peligrosa. Tembloroso y muy nervioso, el peludito fue salvado por el hombre que, debido a esa experiencia, creó su centro de rescate y santuario.

Wiley fue la inspiración para ayudar a otros por su gran corazón, el mismo que evidenciaron millones de personas en abril de 2013 cuando un video de sus emociones a flor de piel se hizo viral. Poco a poco, mientras el centro de rescate empezaba a crecer, también lo hizo su participación en Warrior and Wolves, un programa para veteranos que incluyó al peludito en la vida de Gladys, la mamá de uno de los exmilitares beneficiados por este proceso.

La conexión de Wiley con Gladys fue inmediata. A pesar de no ser su compañera directa, era una de las piezas fundamentales en el centro de rescate y, con cada día que pasaba, él generaba un lazo más fuerte con ella, sin embargo, la mujer de avanzada edad falleció de repente, dejándolo solo y triste por su partida, tal y como lo demostró en la primera visita a su tumba.

Sarah Varley

Sarah Varley, nieta de Gladys, pudo grabar unas imágenes que estremecieron al mundo: con solo 9 segundos de duración, el video muestra cuando Wiley llega a la tumba de esa mujer que tanto había amado. De inmediato, su carita se transforma y el pequeño empieza a hacer un gesto que, para los humanos, podría ser equivalente a ahogarse en llanto.

Aquí puedes ver el video de Wiley llorando sobre la tumba de Gladys:

Ahora ambos están en un mejor lugar.

Mientras Sarah trataba de convencerlo de que todos la iban a extrañar, la cara de Wiley seguía llena de dolor y solo atinaba a posarse sobre la tumba de la mujer. En ese momento, las imágenes le dieron la vuelta al mundo y muchas personas dijeron que el comportamiento no era normal y tampoco podía asegurarse que estuviera llorando.

Sarah Varley

Sarah afirma que, aunque no es veterinaria, sí pudo confirmar con uno de ellos, que no se trataba de un comportamiento por enfermedad y, además, afirmó que Wiley nunca más volvió a hacer esa clase de gesto. 

Puedo decirles que nunca había hecho eso antes y no lo ha hecho desde entonces . Puede que esté antropomorfoseando sus acciones, pero así es como elijo lidiar con la pérdida. -Dijo en la descripción de su video en YouTube.

Nosotros elegimos, como Sarah, creer que Wiley sí sintió en lo más profundo de su corazón la pérdida de la mujer a la que tanto quiso. Un gesto profundo de dolor que entendemos desde lo más profundo del corazón quienes hemos pasado por una situación similar.

Lamentablemente, Wiley también partió de este mundo el pasado diciembre, por lo cual, puede que ya se haya vuelto a encontrar con Gladys y, en este momento, esa tristeza de hace unos cuantos años solo sea un recuerdo del pasado. Vuela alto, pequeño.

Fuentes: Sarah and The WolvesLockwood Animal Rescue Center.