Su perrito fue robado, unos días después ve que lo están vendiendo en Internet

«Estaba destrozada, para mi él era un miembro de mi familia»

Chloe Tucker iba transitando por una autopista cerca a Londres – Reino Unido durante las primeras horas de la noche del 6 de Julio de 2018. Ella iba acompañada de su hija Eva y su adorado perrito de raza Pug, llamado Eddy, cuando tuvo que detenerse en una estación de gasolina a medio camino de su destino porque su hija no aguantaba más la necesidad de ir al baño.

En el periodo de tiempo que demoraron en entrar y salir del baño (unos diez minutos a lo mucho), Eddy fue robado. Para Chloe fue devastador regresar al auto y ver que su adorado perrito no estaba allí. Lo buscó por todo lado, preguntó a todas las personas que estaba en la estación de servicio, pero Eddy no apareció. Finalmente concluyó que su Pug había sido robado.

Llorando y con una sensación absoluta de descorazonamiento, regresó a su casa y de inmediato puso cuantos avisos le fue posible en Internet anunciando la perdida de su perrito y ofreciendo recompensa a quién lo encontrara.

Gracias a la solidaridad de muchos usuarios que comprenden lo triste y angustioso que es perder a un ser querido en estas circunstancias y que compartieron con prontitud el anuncio que Chloe había subido, en pocos días una persona que reconoció a Eddy, se puso en contacto.

Para la persona que lo reconoció no fue difícil hacerlo porque en las características que se anunciaban en el cartel de perdido, se indicaba que el Pug tenía la mandíbula un poco salida y también tenía unas manchitas blancas peculiares en su espalda.

El problema es que el sujeto lo vio en una página de ventas en Internet.

Para Chloe fue desolador verlo en un anuncio de ventas, pedían por el perrito US$650 y estaba ubicado en una zona bastante alejada de donde ella vivía. En un principio pensó en alertar a la policía, pero rápidamente se dio cuenta que si lo hacía Eddy desaparecería y nunca más lo podría volver a tener de vuelta.

Por eso decidió ponerse en contacto con el ladrón/vendedor y decirle que ella lo compraría. De inmediato partió hacia la dirección indicada y efectuó la transacción.

De esta manera logró tener a su perrito una vez más junto a ella. Informó que el animalito estaba muy afectado, se veía triste y asustado, pero que tan pronto la vio su carita cambió y se puso muy feliz.

Luego de tener a su perrito de vuelta, informó lo sucedido a la policía.

Nos alegramos mucho por Eddy, quien pudo regresar junto a su familia. El único problema que vemos es que al ladrón le funcionó tan bien lo que hizo, que seguro seguirá robando perritos que difícilmente correrán con la misma suerte que este lindo Pug.

Fuente: DerbyTelegraph.