fbpx

Tienda deja que gatitos callejeros se refresquen del fuerte calor en el refrigerador

Ese refrigerador ahora es de su propiedad y no lo piensan devolver.

Aunque desconocemos el nombre o la localización de esta tienda, agradecemos enormemente la solidaridad mostrada con estos mininos que cansados del agobiante calor que hace en el exterior, encontraron en su refrigerador el lugar ideal para descansar de las altas temperaturas que alcanzan las calles en época de verano.

Una imagen vale más que mil palabras.

Si bien no sabemos que amables personas están detrás de la imagen en la que se ve a cuatro gatitos descansar plácidamente sobre el refrigerador, el cual les ofrece la frescura necesaria para pasar el caluroso día, la buena intención de acoger a estos cachorros es suficiente para que en estas sencillas pero sinceras páginas les hagamos el debido reconocimiento que merecen por la solidaridad mostrada con los tiernos peluditos.

Qwertyas123/Reddit

Esperamos que con esta bonita imagen de los gatitos, su tienda se llene de clientes y nunca cierren sus puertas a los peluditos que los busquen para conseguir refugio.

Las calles, el peor lugar para vivir.

Nuestras enormes, sucias, contaminadas y peligrosas calles humanas no son un lugar óptimo para que ningún animalito viva en ellas.

Si pudieran vivir en la naturaleza, acorde a las reglas de esta, cazando y subsisitiendo por si mismos, sería válido dejarlos a su suerte, pero como fuimos nosotros, los humanos, quienes los sacamos de su estado salvaje para traerlos a vivir a nuestro lado, debemos ahora velar por su bienestar y salud. Por supuesto, las calles no son el lugar para que vivan adecuadamente.

Pixabay

En ellas sufren todo tipo de adversidades. Se ven obligados a soportar temperaturas extremas, mucho calor o frío dependiendo de la época del año, pasan hambre y sed, sufren accidentes relacionados con los vehículos que de manera tan irresponsables y desconsiderada manejamos, contraen enfermedades, sienten soledad y miedo… y a lista podría continuar un largo rato más.

Por ello, es indispensable que todos tomemos conciencia respecto a su vulnerabilidad y cuánto podemos influir en sus vidas con acciones que no cuestan demasiado.

Por ejemplo, apoyar a las fundaciones animalistas en las campañas de esterilización que llevan a cabo con voluntariado o donaciones monetarias. También, por supuesto, adoptando tantos animales como las posibilidades de espacio y recursos en tiempo y dinero lo permitan y si no, pues ofreciéndoles a los callejeritos que nos topemos algo de comidita, pues es lo que siempre están buscando estos pobres animalitos.

Recordemos las palabras de Mahatma Gandhi «el grado de desarrollo de una civilización se mide por el trato que da a sus animales» y hagamos de nuestras sociedades algo de lo cual sentirnos orgullosos cuando veamos a todos nuestros animalitos protegidos y felices.

Fuente: Qwertyas123.