fbpx

A pesar de la cuarentena él no se permite abandonar a estos perritos callejeros

Les lleva alimento a estos perritos todas las noches, porque sabe que si no lo hace él, nadie más lo hará.

En La Paz, Bolivia, se encuentra esta historia que ha superado las normas de confinamiento para poder llevar felicidad a miles de peluditos que no entienden porqué la vida paró y que dependían del tránsito de los cientos de habitantes de la capital del país suramericano para subsistir. El protagonista es Ferchy Kushner, un hombre que ya había ocupado las páginas de los medios por su incansable labor con estos hermosos perritos desprotegidos.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Patrick Kushner (@ferchykushner) el

Dejar todo por amor.

En el 2019, la historia del ejecutivo Ferchy Kushner se hizo viral en Internet después de que dejara una creciente carrera de mercadotecnia en la moda para seguir el paso de los perritos callejeros en La Paz y cuidarlos. Kushner dice que desde un día que salió de su clase de yoga y se cruzó con Choco, un perrito chocolate al que le dio un poco de comida, y este le agradeció acercándose a su cuello, se dio cuenta que su camino en la vida era realmente este, cuidarlos y nunca abandonarlos. 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Patrick Kushner (@ferchykushner) el

Con sus múltiples conexiones sociales, Ferchy ha logrado llevar a cabo una misión gigantesca prácticamente solo. A diario hace dos rondas, una muy temprano en la madrugada y otra en la tarde, donde recorre, al menos, 10 distritos de la ciudad alimentando a cada perrito con al menos un kilo de comida de pollo que es donado por uno de sus socios y donadores, galletas de perro y otras combinaciones que reparte en botes de basura que llena y carga en una pequeña camioneta que ha sido su transporte para la misión desde que comenzó.

Si quieres conocer más detalles de su inspiradora historia te invitamos a leerla en el siguiente enlace: Abandonó su exitosa carrera para dedicar su vida al cuidado de los perritos de la calle.

Un reto más.

El 21 de marzo Bolivia decretó cuarentena obligatoria debido al nuevo brote de Coronavirus en el mundo y la labor de Ferchy entró en pausa. Sin embargo, a pesar de las estrictas normas de todos los países para tratar de tener la menor cantidad de contagiados posibles, él afirma que su trabajo y su incansable esfuerzo no puede verse afectado por esto, dice que si lo deja de hacer nadie más se va a preocupar por sus peluditos que abundan en las calles y no tienen un plato de comida seguro sin el recorrido diario que elabora.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Patrick Kushner (@ferchykushner) el

Por esta misma razón, pese a la norma del gobierno, Ferchy se levanta cada día a las 4 de la mañana. Su rutina no ha cambiado a excepción del tapabocas que lleva puesto para su protección. Sigue llegando, esta vez con más cautela, a las calles con grandes bolsas para hacerle mimos a cada perrito que ya lo conoce y que se acerca para recibir su ración diaria. Él, con toda la paciencia y el amor del mundo pone en sus manos un poco de comida que ellos reciben de manera acelerada, como si supieran que es una oportunidad que no se da todos los días.

Un ángel que no los desampara.

Aunque por ahora no sabe cuánto tiempo más podrá seguir trabajando a escondidas de las autoridades para estos peluditos por los que dejó todo, seguramente, seguirá dejando su vida por verlos contentos y sin sufrimientos a la hora de conseguir su comida. Ferchy es un ejemplo vivo de lo que significa dejar el camino que se supone debemos tomar para hacer algo por verdadera convicción y amor, eso se nota cada vez que abraza a uno de estos peluditos.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Patrick Kushner (@ferchykushner) el

Para él no solo se trata de una labor social, se trata de una vida entera dedicada a esos perritos que no tienen los mismos beneficios que otros y que se lo agradecen con unos cuantos besos siempre. Esperamos pueda seguir poniendo un granito de arena y siendo un ejemplo para todos nosotros.

A este héroe animalista, ya protagonista de varias de nuestras historias, escritas siempre con amor, le agradecemos profundamente el no abandonar a los callejeritos, sabemos que cada uno de ellos lo esperan con la ilusión de recibir su comidita y así mismo rogamos a las autoridades bolivianas que le otorguen un permiso especial para poder salir y continuar su tlabor, pues los animales también son habitantes de nuestras ciudades y necesitan protección en medio de la crisis.

Fuentes: Ferchy Kushner, Jornada Bolivia.