fbpx

El avispón gigante asiático ha llegado a América, las abejas son las más afectadas

Cuatro picaduras podrían ser letales en un humano, en un gato bastaría con una, donde se establecen suelen exterminar la población de abejas… una plaga digna del 2020.

El año ha traído grandes consecuencias para la vida en el planeta y ahora, el gobierno estadounidense ha confirmado que desde finales del 2019 ha habido avistamientos de esta enorme especie de insectos en diferentes estados del país.

Aún es desconocido cómo migró la especie que tiene preocupados a los expertos por su evidente peligro para los humanos y una de las especies claves en nuestra existencia: las abejas.

Ruth Fremson/New York Times

Desde tierras lejanas.

Esta especie de avispas que tienen rasgos físicos característicos como sus amplias franjas naranjas sobre su cuerpo y su excesivo tamaño, llegando a medir hasta dos pulgadas, es originaria del este de Asia y Japón y se desconoce cómo llegó al continente americano. Sin embargo, los biólogos y expertos creen que vino en cargas de envíos escondida en alguna de las millones de cajas que se envían al año.

El primero de los casos fue reportado en Blaine, Washington, a finales del año anterior y, aunque fueron solo cuatro o cinco avispas, las alarmas se encendieron por cuenta de un factor determinante en su identificación: su dimensión.

Ruth Fremson/New York Times

En noviembre, Ted McFall, un apicultor de la zona de Custer en Washington, se encontraba revisando desde su vehículo algunas de las colmenas de las que se encuentra encargado, cuando desde la ventana pudo divisar más de 30 cadáveres de abejas en el suelo, al bajarse del vehículo a revisar, se dio cuenta que el problema era mayor de lo que pensaba: miles de abejas dentro de las colmenas se encontraban sin vida, el motivo no era evidente.

Minutos después y con el conocimiento que tenía, se dio cuenta que el responsable podía ser el temido avispón.

Abejas, sus principales víctimas.

Aunque los humanos podemos sentir pánico por la llegada de estos insectos a otros continentes, estamos lejos de ser los más afectados con su presencia.

Las abejas, los insectos polinizadores por excelencia, son las que más sufren con la llegada de esta especie que es, por esencia, su depredador más voraz con un comportamiento agresivo que va desde la aniquilación de las abejas obreras hasta la alimentación por medio de las larvas, destruyendo de esta manera a colonias enteras.

Al ser indispensables en la producción y polinización de la gran mayoría de productos que consumimos los humanos y estar en grave riesgo de extinción, este animal es un enemigo de quienes intentan conservar a la especie productora de miel.

Departamento de Agricultura del Estado de Washington

Sin embargo, también existe preocupación entre los humanos. En su natal Japón, el avispón mata a 50 personas al año gracias a sus grandes aguijones que pueden llegar a causar daño renal y que, incluso, logran perforar la ropa protectora que usan los apicultores.

Es por esto que las alarmas del Departamento de agricultura se encendieron para lograr controlar la población del insecto lo más rápido posible. Al tener sus únicos avistamientos en la costa este del país, es posible, según expertos, que la colmena esté cerca y pueda ser mitigada por las estaciones climáticas, por ahora, el peligro se mantiene aislado en una zona y se espera que pueda ser eliminado.

Una amenaza que tiene control.

A pesar de ser motivo de especulaciones por la época en la que la noticia llega, según los expertos no hay nada por lo cual preocuparse.

El tema ha sido tratado con precaución y buscando la eliminación del invasor, los biólogos afirman que debe ser eliminada en los próximos dos años para que no se extienda y llegue a convertirse en un problema real.

Por ahora, estas enormes avispas están contenidas en un lugar muy específico y ya han sido estudiadas con precaución. Es un tema al que debemos prestarle atención sin dejarnos llevar por rumores o miedos mal infundados.

Fuentes: National Geographic, New York Times.

Noticia verificada con Google Fact Check, no a la desinformación. ¿Como verificamos nuestro contenido?