fbpx

Encontraron un tigre bebé muy triste encadenado a la salida de un restaurante en México

Este es sólo uno de los cientos de casos de comercio ilegal de animales en el país.

En Diciembre de 2018 unos ciudadanos denunciaron ante las autoridades ambientales de México, que habían visto un cachorro de tigre encadenado a la salida de un restaurante, donde presuntamente lo tenían para captar la atención de más clientes hacia el establecimiento, sobre todo de los niños, que se mostraban muy atraídos por acariciar al animalito.

Afortunadamente las denuncias encontraron su curso y finalmente la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) visitó el lugar para corroborar la información aportada por los ciudadanos.

PROFEPA al rescate.

Cuando los funcionarios de dicha procuraduria se hicieron presentes en el lugar, efectivamente encontraron encadenada una cachorra de tigre siberiano a una casa de perro sucia y destartalada que se encontraba ubicada en la entrada de un establecimiento de comida. Inmediatamente procedieron a examinarla y realizar el rescate del animalito.

El diagnostico inicial detectó que tenía depresión por estar separada de su madre, por tener que vivir sobre el frío asfalto, material muy distinto a las praderas naturales de su hábitat, por no poderse mover más allá de un par de metros y por el estrés generado por los ruidos de los autos y el constante acoso de los clientes por acariciarla y tomarse fotos junto a ella.

Posteriormente una prueba indicó que también tenía una deficiencia de calcio en sus huesos, producto de haber sido mal alimentada.

PROFEPA realizó el rescate de la cachorra de tigre y la trasladó a sus instalaciones, donde recibió tratamiento médico. No pudimos establecer si el restaurante tuvo algún tipo de sanción por haber mantenido al animalito en esas condiciones, siendo además ilegal su tenencia. Esperamos que si.

¿Cuál es el futuro de esta pequeña?

Pese a lo importante que fue el hecho de rescatar a esta linda cachorra de tigre para que no continuara sufriendo las deplorables condiciones en las que fue hallada, se hace evidente dos puntos fundamentales sobre la problemática de este tipo de animales.

1. No hay donde tenerlos.

En México al igual que en muchos otros países de América Latina, no existen refugios con instalaciones adecuadas que puedan asegurar el bienestar de animales salvajes, como los grandes felinos. Por lo cual la única forma de sostenerlos es enviarlos a zoológicos o lugares destinados al público, posible destino para la pequeña rescatada el pasado Diciembre.

Me alegra ver que PROFEPA interviniera y se apoderara del cachorro de tigre del propietario ilegal, pero el problema más grande es que no hay santuarios para los grandes felinos en todo México, – Le dijo Susan Bass, gerente de relaciones públicas de Big Cat Rescue de Florida a The Dodo. – Es probable que el cachorro esté destinado a vivir toda la vida en un zoológico u otra instalación.

Muchos se preguntaran porqué no hacer el esfuerzo de regresar a los animales rescatados a su hábitat natural, para lo cual sólo hay una triste respuesta: no se puede porque muchos están amenazados de extinción debido a la caza furtiva y a la destrucción de sus lugares de vivienda naturales.

Lo que precisamente nos lleva al siguiente punto.

2. El comercio ilegal no para.

Miles de animales han sido capturados en sus lugares de origen para ser transportados a todas partes del mundo con el fin de venderlos en el mercado negro como mascotas exóticas, animales de circo o cualquier otra absurda finalidad. De allí es que personas como el propietario del restaurante de México sacan a estos cachorros.

Lamentablemente, parece que hay una serie interminable de historias de México sobre cachorros de tigre enfermos o heridos que son contrabandeados, guardados como mascotas o utilizados en lugares para tomarse fotografías en las áreas turísticas de México, – Le comentó Susan Bass a The Dodo.

Esto pasa en todos los países, pero la gerente de relaciones públicas de Big Cat Rescue de Florida señala a México específicamente porque al parecer en este país existen criaderos especializados en producir cachorros de tigre que son en la mayoría llevados a Los Estados Unidos.

Los cachorros que son descubiertos por las autoridades y reportados en los medios de comunicación son probablemente un pequeño porcentaje de la cantidad real de cachorros que están siendo criados, explotados y sometidos a sufrimientos en México. Finalizó Susan Blass.

Un llamado a la conciencia.

Por favor si tu ves un animal exótico en tus viajes, no te tomes fotos con él, ni lo consientas porque ellos están sufriendo con esto y lo más grave es que estarías alimentando la explotación de este tipo de animales al hacerlo.

Si tu tienes conciencia sobre esto, trata entonces de explicarle, con respeto y paciencia, a tus familiares y conocidos porqué no debemos acariciar a estos animalitos y mucho menos comprarlos en el mercado negro, sabemos que son hermosos pero ellos no nos pertenecen, pertenecen a sus hábitats naturales, a su mundo, no al nuestro.

Pixabay

Fuente: PROFEPA, TheDodo.