fbpx

Esta perrita casi se infarta cuando se encontró con su peluquera en la calle

No esperaba un susto tan grande.

Happy at Home Pet Grooming, es una peluquería para perros ubicada en Whasington, la cual es liderada por Lisa Granade, una mujer extremadamente amorosa y amante de los perros, ella afirma tener una excelente relación con todos sus clientes porque aunque a veces, los perros puedan ser complicados en su manejo, sobretodo en situaciones como las que son ir al veterinario o a la peluquería, ella los trata con tanto amor y dedicación que todos terminan adorándola.

Ella tiene muchos clientes en su salón de belleza, pero hay una perrita la cual es su favorita, pues es muy alegre e inteligente, parece que realmente disfruta el estar allá. Su nombre es Muffin.

¡Muffin es una niña tan cariñosa!» Su cola se menea y sonríe en el momento en que me ve. Me encanta tenerla en el salón. – Expresó Lisa a The Dodo.

Aunque Lisa y la perrita Muffin tenían muy buena relación, esta se limitaba a las veces en que los papás de Muffin la llevaban para un baño o corte de pelo, por lo que Lisa nunca había compartido tiempo con la peludita fuera de su salón.

Sin embargo, el otro día Lisa se encontraba conduciendo su coche cuando se encontró en el vecindario con la mamá de Muffin que estaba en un prado paseando a la cachorra, ella no dudó en saludar, no salió del carro pero si bajó la ventana para darles un saludo.

Para sorpresa de Lisa, Muffin no se mostró feliz de verla, sino más bien le dio asusto, pues la peludita en cuanto escuchó su voz no supo qué hacer, no entendía como Lisa podía estar ahí, si primero no la veía, no la encontraba por ningún lado, sólo la escuchaba y segundo, nunca la había visto fuera del salón, ella pensaba que Lisa no tenía vida fuera de aquel lugar. 

Me detuve y bajé la ventanilla. Llamé a su madre: ¡Es una perra muy linda! ¡Tan pronto como Muffin escuchó mi voz, ella comenzó a buscarme! – Contó Lisa a The Dodo.

Después de varios segundos en los que Muffin estuvo muy confundida por no encontrar a la mujer por ningún lado, logró seguir su voz y la vio dentro del auto, su expresión fue de mucho asombro y aún de un poco de confusión. 

¡Creo que ella fue totalmente engañada! no podía entender por qué no estaba en el salón. – Comentó Lisa a The Dodo.

Después de esperar unos minutos a que la perrita lograra asimilar toda la información y entender que Lisa al igual que ella, tenía derecho a pasear por el vecindario, la mujer se bajó de su auto y se quedó un rato consintiendola, ella después de un momento también comenzó a sentirse feliz por estar con aquella mujer que tantas caricias y mimos le daba. 

¡Ella se llenó de alegría! – Finalizó Lisa a The Dodo.

El vínculo que tengo con mis clientes es la mejor parte del trabajo. Es una relación de confianza y alegría. – Concluyó Lisa a The Dodo.

Fuente: LisaGranade, TheDodo.