Este hombre llora de felicidad cuando se entera que puede conservar a su perrito

Esta es la historia de como un perrito recorrió miles de kilómetros para terminar junto a un hombre que lo amará y cuidará para toda la vida, pero también es un relato de cómo las dulces almas de los peluditos  cambian siempre para bien la vida de las personas, inundando nuestro mundo del más sincero amor.

Ann Hoang

La travesía de Toby comienza con un panorama muy triste, pues siendo muy chiquito fue rescatado por una organización sin ánimo de lucro de una de las llamadas fabricas de carne de perro en Corea. El peludito fue llevado a un refugio, pero lamentablemente este no contaba con las instalaciones para brindarle un espacio y fue puesto en una jaula al aire libre donde tuvo que lidiar con el frío intenso del invierno.

Ann Hoang

Esta etapa fue muy dura para Toby pues resistió solito muchas dificultades, pero aún así, demostró ser un perrito con suerte, pues otra fundación vio las terribles condiciones en las que estaba, lo sacó de allí y lo enviaron a Estados Unidos gracias a una red de solidaridad que busca ayudar a los animalitos de países extranjeros, consiguiéndoles hogares transitorios en primera instancia y definitivos posteriormente a los peluditos que rescatan.

Unas semanas antes de que Toby pisara suelo estadounidense, Ann Hoang y su esposo habían decidido inscribirse en la fundación que recibía a los animalitos provenientes de otros países, para ser hogar transitorio o de acogida, como se les suele decir.

La feliz pareja ya tenía una perrita y aunque Ann insistía en que podrían tener otro perrito rescatadito que no tuviera hogar, su esposo sentía que no estaban listos para asumir tal responsabilidad. Por ello, acordaron encontrarse en un punto medio y fue cuando se les ocurrió ser hogar de acogida, pues de esta manera ayudarían a un animalito necesitado y verían que tan factible era tener un integrante más dentro de su hogar.

Ann Hoang

Fue entonces cuando Toby llegó a su hogar. El pobre estaba muy asustado y era incapaz de salir de su cajita. Le llevó días dar pequeños pasos, pero poco a poco se fue aventurando y su valentía se vio recompensada al darse cuenta que esas nuevas personas que lo rodeaban estaban dispuestas a brindarle el cariño que antes no había tenido, además de una cama muy calientita y mucha, mucha comida.

Ann Hoang

Cuando hubo superado todos sus miedos se acercó al esposo de Ann y lo miró con unos ojitos tan dulces y agradecidos que de inmediato se ganó su corazón. Con el paso de los días, ambos se volvieron inseparables.

Al principio, mi esposo no estaba seguro de Toby porque era muy tímido y también era nuestra primera experiencia como hogar de acogida, – dijo Hoang a The Dodo. Sin embargo, luego de unos días, Toby se había sentado junto a mi esposo y lo miró con sus ojos de cachorrito, y él vio la bondad de Dios en la cara de Toby. De ahí en adelante Toby se unió bastante rápido a mi marido – Continuó.

Ann Hoang

A Ann le partía el corazón pensar que en cualquier momento Tobby podría conseguir un hogar definitivo e irse de sus vidas para siempre, por lo que decidió darle una hermosa sorpresa a su esposo.

Solo había pasado una semana, pero mi esposo y Toby eran inseparables. Él es una persona tan generosa, siempre poniendo a los demás antes que a sí mismo. Realmente nunca ha pedido nada para él o le ha deseado algo malo a alguien. Toby fue la primera experiencia en la que pude ver que estaría desolado sin lo perdía. – Narró Ann.

Ella se contactó con la fundación que llevó a Estados Unidos al perrito y les contó todo lo sucedido, les pidió que le permitieran adoptar a Toby y les dijo que tenía el plan de sorprender a su esposo con la noticia. Por supuesto todos estuvieron emocionados y de acuerdo en ayudarle para lo que enviaron a su hogar a una de sus voluntarias.

En complicidad con Ann, la mujer le diría al esposo que estaba allí para llevar a su nuevo hogar al perrito y le entregaría una tarjeta para que por favor la leyera en voz alta. En la tarjeta estaba la sorpresa, pues allí le informaban que ahora eran la familia definitiva de Toby.

El señor al principio no entendía bien de qué se trataba, pero a medida que fue leyendo lo comprendió y su reacción fue totalmente conmovedora, pues de inmediato comenzó a llorar y no podía parar de abrazar y besar a Toby.

Ann Hoang

Oh, Dios mío, pensé que se pondría feliz, pero nunca ni en un millón de años pensé que lloraría tanto», – dijo Hoang. ¡Nunca antes lo había visto reaccionar de esta manera a nada! Él es sensible, pero esto fue más de lo que he visto nunca. – Concluyó.

El perrito un poco confundido se acercaba a consolarlo, sin entender que sus lágrimas eran de felicidad pues ahora podrían pasar toda sus vidas juntos.

Ann Hoang

Mira en el vídeo a continuación la hermosa reacción de este hombre al saber que iba a poder cuidar de Toby para siempre.

En ZooCloud estamos muy felices de que este peludito llamado Toby, haya encontrado un buen hogar y que su triste comienzo quedara para siempre en el pasado.

Fuente: TheDodo,