fbpx

Este monito es el encargado de pasear a una cabrita bebé en el refugio donde ambos viven

El refugio le dio uniforme porque es muy buen asistente, cuida bien de todos los animales, pero especialmente de la cabrita, a quien quiere mucho.

La curiosa amistad entre un monito y una cabra surgió en un refugio, mientras los dos trataban de crecer sanos y fuertes. Subido en el lomito del mamífero o a veces caminando, el primate es el encargado de hacer que los días del animalito sean bastante productivos en cuanto a aprendizaje y diversión.

SBS TV

Dos pequeños seres viviendo al máximo sus vidas.

Para su trabajo diario, el monito siempre viste un lindo chaleco otorgado por el refugio debido a su compromiso y acompañamiento para con los otros animalitos, sin embargó, él tiene una misión especial que disfruta mucho hacer y es la de pasear una pequeña cabrita, que hasta ahora empieza a conocer lo que hay a su alrededor.

Diariamente y sin falta estos dos amigos exploran los diferentes lugares del refugio y sin querer, se han convertido en el centro de atención de la organización, por la dulzura de sus acciones y la buena relación que tienen entre sí.

SBS TV

Ver un monito sobre el lomo de una cabra es algo gracioso y tierno para los espectadores, pero lo es aún más, que el pequeño primate a veces vaya halando suavemente el collar del mamífero para que este camine y no se quede observando cuanta cosa le llama la atención.

Un valiente amigo lleno de cosas lindas que ofrecer.

Ambos caminan sin prisa y sin ningún tipo de temor, pues saben que se tienen uno al otro para cualquier situación, aunque esto a veces implique algunas discusiones con parientes lejanos. El monito se ha tomado muy enserio el papel de cuidador de la cabrita y es por eso que cuando alguien intenta hacerle daño o quizás jugar un rato, él asume seriamente su papel de guardian.

SBS TV

Recientemente los dos amigos estaban disfrutando de un momento tranquilo, cuando derepente llegó un orangután adulto. Por supuesto el primate quiso tomar posesión del lugar y jugar un rato con la cabrita, sin embargo, no estaba siendo muy amable con ella, por lo que el monito tuvo que intervenir de inmediato. Aún consiente de que era más pequeño y débil, quiso enfrentarse a su pariente y exigirle que dejara tranquila a su encargada o de lo contrario tendrían algunos problemas, una acción que por supuesto requirió de mucha valentía, pero que salió tal y como él lo esperaba.

SBS TV

Luego de unos segundos ambos lograron salir ilesos del lugar y se dispusieron a seguir dando divertidos paseos por el refugio.

A continuación puedes ver el video de la divertida historia. 

Estamos felices de conocer amistades tan hermosas como esta, en la que no importa la raza, el tamaño o la especie porque lo valioso es lo que hay en el corazón.

Fuente: SBS TV.