fbpx

Gatitos vecinitos se hicieron los mejores amigos del mundo a través de una ventana

Ya es hora de que uno de estos vecinitos haga la visitica.

Los gatitos suelen ser animalitos poco amigables con otros de su misma especie, son animales territoriales y celosos, pero cuando deciden ser amistosos pueden llegar a ser muy amorosos, protectores e incluso, intensos.

Theo y Simon son dos gatitos que se conocieron a través de una ventana y aunque Theo no estaba seguro de entregarle su amistad a Simon, pese a que él era muy insistente por ganarse su atención y cariño, poco a poco Theo comenzó a aceptar que él también estaba interesado en ser amigo de Simon.

Twitter/Lovesimoncat

La perseverancia de Simon le otorgó un mejor amigo.

El enternecedor suceso paso en Los Ángeles, Estados Unidos. Aunque los gatitos estaban en edificios distintos, no fue impedimento para que se hicieran amigos, sobretodo para Simon que fue el principal interesado en conquistar el corazón de su vecinito.

Simon, el gatito que resalta por su color naranja, una mañana estaba asomado por la ventana cuando vio que en el edificio de enfrente había otro gatito también asomado a la ventana. Simon se emocionó en cuanto lo vio, él parecía entender que no podía llegar a donde estaba el otro gatito, pero lloraba y se movía de un lado a otro buscando llamar la atención del gatito llamado Theo.

Mackenzie Coffman, la mamá de Simon, confirmó el desespero e increíble interés del gatito por tener un amiguito.

El otro gato nunca miró a Simón o le prestó atención. Así que Simon saltaba arriba y abajo en el alféizar de la ventana para tratar de llamar su atención. – Expresó Mackenzie.

La mamá de Simon, como toda mamá, decidió ayudar a su hijo a relacionarse y enseñarle como debía hacer amigos. Así que ella se inspiró en la canción “You Belong With Me” de Taylor Swift e hizo un letrero diciendo:

«¿Cuál es el nombre de tu gato? Con cariño, Simon« y lo pegó en la ventana.

Twitter/Lovesimoncat

A las pocas horas, para sorpresa de Mackenzie y Simon, los papás de Theo respondieron al mensaje que sus vecinos le habían dejado, también a través de un letrero.

Hola, Simon, soy Theo. Eres mi mejor amigo.

Twitter/Lovesimoncat

Simon parecía entender que su mamá estaba haciendo algo por cumplir su gran deseo de poder acercarse a Theo. Pues él no se separaba de la ventana y constantemente, cuando no estaba mirando a Theo, miraba a su mamá como diciéndole «por favor no dejes de ayudarme».

Twitter/Lovesimoncat

Mackenzie estaba pendiente de mirar por la ventana para intentar ver los papás de Theo, para así poder abrir la ventana, presentarse e inventarlos a que se conocieran más formalmente, entre ellos pero sobretodo que los dos amiguitos peludos pudiesen olerse, que es la forma en que ellos se conocen y quizás, si todo salía bien, que se pusieran a jugar y a correr locamente por toda la casa.

Aunque Mackenzie estaba un poco angustiada de que Theo no fuera tan amigable con Simon, tanto como Simon muy probablemente iba a ser con él.

Cuando Simon ve a Theo, golpea la ventana y camina por el alféizar de la ventana, – dijo Machenzie. – Theo, por otro lado, mira a Simon tal vez dos veces y luego sigue mirando en la dirección opuesta. – Concluyó.

El encuentro al fin llegó.

Entre los papás de ambos gatitos acordaron un encuentro,  estaban ansiosos por conocerse y hablar de sus hijos peludos, pero sobretodo anhelaban que sus animalitos se relacionarán, ellos cuando hablaban imaginaban los distintos escenarios posibles de aquel encuentro y esperaban que entre todos sucediera el mejor.

El día del encuentro Mackenzie le explicó a Simon que los papás de Theo y él, vendrían a su casa para que al fin pudiese tener un amiguito. Simon captó lo que le estaban diciendo de inmediato y aunque se lo veía muy feliz, su mirada también reflejaba un poco de nervios.

Mackenzie lo alistó, le puso un moñito y lo arregló bien bonito para el gran encuentro.

El encuentro fue todo un éxito, Simon estaba muy emocionado y no paraba de perseguir a su nuevo amigo, Theo por su parte, estaba un poco más receloso y menos a gusto con la idea que tuvieron sus papás.

Sin embargo,  Theo poco a poco comenzó a relajarse y a disfrutar de la compañía de su nuevo mejor amigo.

Los gatitos se hicieron virales en Internet.

La mamá de Simon contó en un Twitter la historia de amor y obsesión que estaba viviendo su gato con el vecinito, ella sin saberlo, en menos de tres días recibió más de 200,000 «me gusta» y casi 100,000 «retweets».

Mackenzie estaba tan asombrada y emocionada de toda la acogida que ha tenido la amistad de los dos peluditos que quiso compartirlo con los papás de Theo y con él.

Theo, fuimos virales en Twitter.

Twitter/Lovesimoncat

A los minutos Theo y su familia dieron respuesta a la bonita noticia.

Simon, lo hicimos!!! Serías mi amigo en Twitter? 

Lo siento por la ortografía, después de todo soy un gato. Theo

Twitter/Lovesimoncat

Los amigos peludos dieron sus usuarios de twitter, se hicieron amigos y prometieron a todos sus seguidos que los tendrían actualizados acerca de todas sus aventuras. ¡Esperamos tener pronto nuevas noticias de estos adorables animalitos!

Fuente: Lovesimoncat, TheDodo.