fbpx

Este patito encontró una mamá que lo cuidó hasta que su familia apareció

Esta lechuza nunca imaginó que tendría que ser la mamá sustituta de un patito.

Laurie Wolf y su familia siempre han adorado la presencia de las aves en su jardín, levantarse en la mañana con sus melodiosos sonidos y verlas levantar vuelo en los días soleados puede ser una de las experiencias más relajantes y plenas de la vida, por ello construyeron nidos en varios lugares de su propiedad para que distintos pájaros hicieran también del lugar su hogar.

Gracias a esto Laurie pudo ser testigo de una preciosa escena entre una lechuza y un patito.

Una inesperada mudanza.

Resulta que en la casa vecina había un pequeño estanque donde vivían varios paticos, pero ellos habían escogido el jardín de Laurie para usar los nidos que ella construyó como sus guarderías, es decir, como el lugar donde ponían sus huevos.

Pixabay

Las mamás pato dejaban los huevos e iban a vigilarlos de tanto en tanto. En una ocasión finalizando el mes de Marzo, la mujer vio que una de las madres estaba pasando de un nido a otro a uno de sus huevos, al comienzo no entendió a que se debía la inesperada mudanza, pero luego se dio cuenta que el nido había sido atacado por algún animal, por lo que la madre prefirió mover su huevito y ubicarlo en un lugar seguro.

Una lechuza se convierte en mamá sustituta de un hijito ajeno.

En la mente de Laurie el incidente se perdió y por un mes no volvió a pensar en el asunto, pero un día vio que en el nido que la mamá pato había escogido para dejar a su huevito, habitaba ahora una lechuza.

La visión fue desconcertante pero, todo se aclaró un instante después, cuando un pequeño patito asomó su cabecita al lado de la lechuza.

Había visto desaparecer algo borroso del agujero de esta caja en particular, alrededor de las 4 p.m. ese día, así que no solo pensé que teníamos un polluelo sino que también vigilamos la caja durante las siguientes dos horas, cuando de repente el búho y el patito aparecieron juntos en la puerta, – dijo Laurie.

De alguna manera la lechuza se había encontrado dentro de su nido el huevo del pato y lo había estado cuidando y manteniendo caliente para que pudiera desarrollarse el patito en su interior.

Laurie Wolf

Ambas aves se veían muy a gusto juntas y la escena resultaba realmente adorable.

Laurie Wolf

Gracias por cuidarme, ahora me tengo que ir.

Los patos dejan los nidos 24 horas después de nacer, por lo que la hora del patito de irse estaba cercana.

Más o menos una hora después de que Laurie viera por primera vez al patito y la lechuza asomaditos en la puerta del nido, comenzó a oír el llanto del pequeño, sin dudas estaba llamando a su familia, tras varios intentos la respuesta llegó desde la casa de al lado y cuando él la escuchó, sin pensarlo dos veces, saltó del nido y siguió el rastro del sonido que hacía su madre y se perdió tras cruzar la barda que separaba las dos propiedades.

Pixabay

Asumimos que la escuchó porque de repente saltó de la caja e hizo una línea recta hacia nuestra valla trasera y el patio de nuestro vecino donde hay un estanque y hemos visto los patos adultos, –  Finalizó Laurie.

La lechuza permaneció en el nido, seguramente orgullosa de haber cumplido con su misión de ser mamá sustituta de un tierno patito que necesitó de sus cuidados y calor para crecer y luego abandonar el nido para reencontrarse con su verdadera madre.

Pixabay

Fuente: DailyMail.