Esta perrita se pone a llorar cuando muere Mufasa en el Rey León

Esta perrita Pit Bull llamada Luna nació de una mamita que había sido abandonada cargando en su barriguita a 12 cachorritos. Pasó unos días en la calle pero afortunadamente el refugio Humane Educational Society, la rescató justo antes que diera a luz. Sus preciosos cachorros fueron dados en adopción cuando cumplieron la edad suficiente para ser separados de su madre.

Ella fue esterilizada y también encontró una familia que prometió cuidarla toda la vida para que nunca más tenga que pasar la penuria de estar sola en una calle sin saber cómo aprovisionar a sus bebés.

Entre los adoptantes de los perritos estaban Josh Myers y Hannah Huddleston, la bonita pareja que decidió darle un hogar a Luna. De eso han pasado ya varios meses y la que alguna vez fue una diminuta perrita es ahora una fuerte y grande Pit Bull de casi medio año de edad.

Aunque sus padres humanos dicen que están acostumbrados a ver las locuras que hace a diario, un hecho llamó su atención y les confirmó cuán sensible y buena es su perrita. Ocurrió una tarde de ocio mientras la feliz pareja veía la clásica y súper amada película del Rey León.

Según escribió el mismo Josh en su cuenta de Facebook, Luna estaba como loca jugando con sus juguetes de un lado para otro de la casa, pero cuando la escena de la muerte de Mufasa comenzó, ella repentinamente paró, se subió al sofá, puso toda su atención en el televisor y empezó a llorar, mostrando su preocupación por lo que estaba sucediendo en la película.

Al final se recostó triste a mirar a su papá humano, quien la consintió para que se reconfortara.

Facebook/Josh Myers

El vídeo ha sido visto por más de 7 millones de personas, quienes concuerdan en que los animales comprenden mucho más de lo que nosotros creemos y sus sentimientos son los más puros y bellos que existen.

Mira a continuación el tierno vídeo en el que la perrita llora al ver la muerte de Mufasa:

Hannah comentó en una entrevista que Luna y todos sus hermanos se mantienen en contacto gracias a que sus padres adoptivos hacen citas para llevarlos a jugar juntos, momentos que disfrutan muchísimo los 12 perritos. Ellos son una muestra del verdadero carácter de los Pit Bull, muy alejado a la horrible percepción que gira a su alrededor. Su forma de ser está ligada a la manera en que son criados, si cuentan con amor y cariño, desarrollan una personalidad muy dulce, sino, puede que ocurra lo contrario y se vuelvan agresivos y peligrosos.

Por su parte Josh manifestó que «No merecemos a los perros, cuatro meses y ya está mostrando empatía». Refiriéndose a la especial reacción de su perrita quien muestra más sentimientos que muchos seres humanos.

Fuente: Josh Myers, Instagram.