fbpx

Abandonan perrita en refugio para irse de vacaciones, cuando volvieron adoptaron otra

Los animailitos no son un objeto que se puede cambiar así no más.

Hace más de seis años una perrita de raza Beagle, llamada Toots, fue adoptada de un refugio ubicado en Hawái por parte de una familia que estaba en la isla de vacaciones. La familia la llevó de vuelta a San Bernardino – California, donde vivían y cuidó de la perrita por muchos años, fácilmente se podía ver que el animalito era feliz viviendo con ellos.

Pero entonces un día todo cambió y los dueños de Toots decidieron deshacerse de ella.

Andrea Neyses

Ya no la puedo tener.

Una mañana uno de los dueños de Toots, llegó a un refugio de la ciudad llevando consigo a la perrita y una vez allí, habló con Andrea Neyses una de las voluntarias del lugar y le dijo que salía al otro día temprano de viaje y que ya no podía tener más a Toots.

Ella le preguntó por qué no la dejaba con alguien mientras regresaba o la llevaba consigo, a todas las preguntas la respuesta fue: «no puedo».

Mira a continuación el vídeo del momento en que la perrita fue dejada por su dueño en el refugio:

Aunque el refugio estaba muy lleno y no daba a basto con todos los animales que tenía bajo su cuidado, no tuvieron otra opción que recibir a la perrita. Lamentablemente es un refugio que cuando llega a su limite de capacidad, opta por sacrificar a los animales que no logran ser adoptados.

Andrea supo que para Toots no iba a ser fácil encontrar un hogar pues la perrita ya tenía más de seis años, por lo que sus opciones de ser sacrificada eran altas.

Incluso, antes de que el dueño del animalito se marchara ella le habló de esa posibilidad y él dijo que no podía hacer nada al respecto.

Tan pronto el dueño de Toots se fue sin mirar atrás, la perrita se alteró mucho, ladraba, miraba para todos lados, trataba de esconderse; con el pasar de las horas sus ojos comenzaron a reflejar a parte de miedo y tristeza, desconcierto pues no entendía qué hacía allí, por qué no estaba en casa y a donde habían ido las  personas en las que ella confiaba y a las que amaba con todo su corazón.

En la cabeza de un animalito la idea de abandono no existe, por eso cuando son dejados atrás el mundo de ellos se desvanece.

Una mujer de buen corazón llega al rescate!

En un intento de cambiar el curso de la historia de esta dulce perrita Andrea publicó su historia en Facebook y afortunadamente llegó hasta los oídos de Geraldine Gilliland, fundadora de Chiquita’s Friends, otro refugio. Ella de inmediato al enterarse de Toots, fue al refugio y se la llevó consigo.

Chiquita’s Friends

Geraldine vio tan asustada y desconcertada a Toots que ni siquiera la llevó a las instalaciones de su refugio, sino que la llevó a su casa, donde se dedicó a hablarle, consentirla y explicarle a través del lenguaje del amor, que las personas que antes cuidaban de ella ya no estaban, pero que se encargaría de conseguirle una nueva familia, una que jamás la abandonara.

En el vídeo a continuación, verás a Toots en la casa de Geraldine, quien cuida de ella con mucho cariño y dedicación:

Toots ya encontró una nueva familia!

Después de un tiempo Toots encontró un hogar en Malibú, que la adoptó y que se comprometió a cuidarla para siempre. Ella volvió a recuperar la confianza y la alegría, vive con cuatro perritos más adoptados y está feliz.

Chiquita’s Friends

Al parecer adoptaron otro perro

Poco tiempo después de que Geraldine se llevara consigo a Toots, es decir un par de días luego de que fuera abandonada en el refugio por sus dueños originales, alguien se enteró que las personas que la abandonaron, adoptaron un nuevo perrito del lugar donde estaban de viaje.

Esto plantea una verdadera incógnita, pues es injustificable que si en realidad si podían seguir teniendo un perrito abandonaran a Toots y se podría llegar a pensar que solo lo hicieron porque ya estaban aburridos de la perrita y querían «estrenar» nuevo perro.

Hasta el momento no se sabe más detalles de la nueva adopción de la familia que abandonó a su perrita y no podemos afirmar nada en ese sentido, sin embargo, quedan en el aire muchas preguntas.

Fuente: Andrea Neyses, Chiquita’s Friends.