fbpx

Niño se disfraza de superhéroe y sale a las calles a repartir comida a gatitos callejeros

Este niño si que sabe qué es un superhéroe.

La historia de Shon Griffin empezó cuando les pidió a sus tías, que lo dejaran acompañarlas en sus días de rescate y ayuda a gatitos callejeros en Filadelfia, Pensilvania. Tan solo tenía tres años y las mujeres pensaron que no era una buena idea, sin embargo, logró convencerlas y fue así como se convirtió en «Catman».

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Kolony Kats (@kolonykats) el

Alguien necesitaba de sus súperpoderes.

El temor de sus tias, Kris Papiernik y Kia Griffin, se desvaneció por completo cuando Shon llegó al lugar donde ellas solían alimentar e intentar atrapar gatitos para esterilizarlos en su organización, llamada Kolony Kats.

Sorprendente y como si se tratara de un encantador experimentado de felinos, los gatitos comenzaron a caminar hacia él, como por arte de magia.

Fue todo lo contrario: simplemente se acercaron a él. Fue asombroso ver a estos gatos que ni siquiera nos permitían tocarlos, inmediatamente acercarse a él. Debe tener este efecto mágico que los gatos pueden percibir – Dijo Kris Papiernik, rescatista de Kolony Kats, a The Dodo.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Kolony Kats (@kolonykats) el

Aquella fue la prueba de que Shon iba a seguir los pasos de sus tías, sin embargo, él menor quiso poner su sello de originalidad vistiéndose acorde a la ocasión. Desde que empezó a acompañar a sus familiares en la hermosa labor, se vistió cada día con un disfraz de superhéroe diferente, al fin y al cabo, eso es para los gatitos y para quienes conocemos su historia.

A veces le gusta disfrazarse. Dijo que lo hace sentir como un superhéroe para los animales – Contó Kris Papiernik a The Dodo.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Kolony Kats (@kolonykats) el

No tengas miedo, catman está aquí.

Shon poco a poco fue aprendiendo lo básico sobre el cuidado de los felinos y aunque era pequeño para administrar medicamentos de baja complejidad, no lo era para alimentarlos y mucho menos, para hacer parte de sus procesos de socialización, como le ocurrió con el temeroso Bug, un minino desconfiado que se negaba a dejarse ayudar, quizás por una mala experiencia en el pasado.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Kolony Kats (@kolonykats) el

Por suerte, las mujeres contaban con el súper héroe Catman, quien se hacía cargo de los casos de socialización más difíciles del refugio. Como era de esperarse, el menor logró transformar al gatito asustado y con un tierno maullido, el felino dejó atrás el temor y se dejó ayudar tranquilamente.

No pudimos castrar a Bug ni nada porque él no vendría a nosotros y no se acercaría a la trampa. Pero cuando Shon dio la vuelta y comenzó a alimentarlo, Bug se acercó inmediatamente a él y, desde entonces, Bug ha sido un gato amigable – dijo Kris Papiernik a The Dodo.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Kolony Kats (@kolonykats) el

Todos en el refugio lo querían, pues cada vez que Shon llegaba al lugar, los felinos corrían a frotarse contra él y a pedir que los alzara. El tiempo pasó y él siguió ayudando a los gatitos callejeros y aunque ahora tiene 8 años y no usa disfraces, su solidaridad y amor para con ellos, sigue intacta.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Kolony Kats (@kolonykats) el

Aplaudimos a este superhéroe y desde lo más profundo de nuestro corazón deseamos que en todo el mundo haya más niños que entiendan el valor de ayudar y respetar a los animalitos.

Fuente: The Dodo.