Perrita escapa al bosque, cuando la encontraron ya era amiga de los ciervos salvajes

El diciembre pasado, Koda, una preciosa perrita Huskey, se escapó de su casa para vivir aventuras, dejando a Rachel Howatt, su mamá humana, hecha un nudo de angustía sin saber a donde había ido su amada peludita. Ella y el resto de su familia pasaron varios días buscándola por el vecindario, especialmente en los bosques que quedan muy cerca a su hogar, pero aunque se esforzaron mucho no lograron hallar por ningún lado a Koda.

Rachel Howatt

Cuando la preocupación aumentaba, tras los intentos fallidos de encontrarla, Koda, por sí misma volvió a casa, saludó con lenguetazos y saltos a todo el mundo y se puso a comer como si nada hubiera sucedido. Por supuesto, Rachel la revisó de arriba a abajo para asegurarse que estuviera bien y que no hubiese sufrido ningún accidente en los días que estuvo fuera de casa. La perrita estaba perfecta.

Fue entonces cuando a Rachel se le ocurrió que tal vez su peludita no se había perdido sino que simplemente había escapado para vivir aventuras y como era tan amigable no se le hacía raro que hubiera hecho amigos también.

La mujer se acordó que un vecino que tenía su propiedad establecida dentro del bosque, tenía instaladas unas cámaras que solían captar animales en estado salvaje, por lo que decidió ir a su casa y pedirle si podía revisar las cintas en los días que Koda había estado fuera de casa.

Rachel Howatt

Las grabaciones no hicieron sino confirmar lo que Rachel sospechaba, pues en ellas Koda aparecía en compañía y no cualquier compañía… su nuevo amigo era un gigantesco ciervo macho.

Todos pudieron comprobar que ambos animalitos, jugaron, corrieron e inclusive durmieron el uno al lado del otro durante varios días, también, en cierto momento apareció otro ciervo que se unió temporalmente al perrito y su inusual nuevo amigo.

Rachel Howatt

Para Rachel y su familia fue un hecho conmovedor que su perrita fuera tan especial y buscara vivir aventuras que la llevaran a conocer otros animalitos, inclusive de otra especie, simplemente para jugar o dormir junticos.

Ella reconoció que los animales tienen un espíritu libre y los Huskey en especial siempre anhelan la aventura, por lo que decidió hacerle una puertica a Koda que da al bosque desde su jardín trasero para que pueda ir a visitar a sus amigos cada vez que así lo desee, pues confía en que la inteligencia y fidelidad de su peludita siempre la conducirán de regreso a casa.

Rachel Howatt

Fuente: The Dodo.