fbpx

Perrito cuida ciervo luego de que su madre lo dejara atrás por tener una patita lastimada

El perrito y el resto de la familia lo cuidaron con esmero y aunque él los amaba, buscaron a la mamá y lo devolvieron a la familia que pertenece.

Dentro de un mundo que le apuesta a lo urbano y lo tecnológico, hay algunas personas que prefieren vivir rodeadas de la naturaleza y la vida animal que solo el campo les puede ofrecer, una de ellas es Dairus Sasnauskas, un hombre originario del sur de los Estados Unidos que ha estado dedicado a sus animalitos en una casa campestre.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Darius Sasnauskas (@honeysada007) el

Dairus no solo ama a sus perritos y gatitos, también aprovecha cada oportunidad que tiene para rescatar animales que pueden necesitar de su ayuda, y este bebé venado no fue la excepción cuando en otoño de 2015 fue dejado atrás por su mamita.

Una excepción a la regla.

El hombre vive cerca a Yellowstone, uno de los parques naturales más grandes de su país, y se ha dedicado a documentar sus aventuras silvestres en un canal de YouTube donde tiene casi 150.000 suscriptores que lo siguen fervientemente en cada una de las aventuras que emprende, sin embargo, en septiembre de 2015 uno de sus videos se hizo viral al pasar las 30 millones de visitas por cuenta de una triste historia: el abandono de un pequeño venadito por parte de su mamá biológica.

Dairus fue afortunado al presenciar toda la situación. Al estar en un terreno abiertamente natural, a menudo se encuentra con animales que visitan sus instalaciones y esta mamá que había tenido a sus bebés esa mañana no fue la excepción. Los pequeños ya estaban dando algunos pasos torpes, sin embargo, en la vida salvaje no hay tiempo que perder, por ello, cuando el venadito no pudo seguir los pasos apresurados de su madre y su hermano gemelo, fue dejado atrás sin consideraciones.

Sasnuaskas grababa en ese momento toda la escena y, aunque deja claro que no impulsa la tenencia de animales silvestres en casa, procedió a auxiliar de manera inmediata al pequeño ciervo que permanecía acostadito en los pastos, resignado, sin esperanzas de que su mamá volviera. Desde ese momento Dairus empezó a investigar para socorrerlo y terminó sacando su instinto paterno, apoyando el correcto crecimiento del animalito.

Mira en el vídeo a continuación los momentos en que la madre deja atrás al venadito y como este hombre y sus perritos cuidaron con esmero del venado bebé:

Tuve que buscar y leer en Internet para poder entender cómo criar un cervatillo, levantarme por la noche para alimentarla cada cuatro horas y limpiarla después. –Comentó Dairus a The Dodo.

No se queda atrás.

El pequeño venadito se abrió paso en el hogar de Dairus donde los perritos y gatitos lo recibieron con curiosidad y mucho amor. El hombre, además de curarle una herida que tenía en su pierna, alimentarlo y limpiarlo cuando lo necesitaba, también se convirtió en su compañero de siestas nocturnas y su impulso para continuar creciendo, sin embargo, había otro personaje dispuesto a ayudar con la crianza y el crecimiento del animalito: Mack, uno de los hijos perrunos de Sasnuaskas que, de inmediato, sintió la necesidad de ser un peludito protector.

El cervatillo estuvo protegido y cuidado por dos padres adoptivos increíbles que le dieron amor en forma de cuidado y lengüetazos, sin embargo, Dairus quería evitar que el pequeño se encariñara con ellos porque eso le haría más difícil su regreso a la vida silvestre. Por esa razón, pasadas dos semanas de su estadía con la familia y habiendo recuperado la fuerza de sus patas, el hombre decidió devolverlo a la naturaleza donde, sorprendentemente, fue reclamado por su madre.

Realmente esperaba que no se encariñara demasiado conmigo, porque eso le haría muy difícil sobrevivir en la naturaleza. Se convertiría en un objetivo fácil para los cazadores y depredadores. – Dijo Dairus a The Dodo.

Un feliz reencuentro.

Aunque durante las dos semanas juntos Dairus intentó devolverlo a su hábitat natural en numerosas ocasiones, el venadito siempre retornaba a sus brazos, una clara señal de que aún no era momento de la despedida, pero, cuando tomó la determinación de hacerlo una mañana, como si se tratara de un milagro, la mamá y el hermano estaban esperándolo afuera. En ese momento, el pequeño e indefenso animal se convirtió en parte de la manada y se alejó con rumbo desconocido.

A pesar de su pertenencia a otros círculos sociales, la familia aún visita a Dairus en muchas ocasiones, incluso el hombre pudo grabar otro de sus especiales en YouTube con la actualización del estado del venado un año después cuando pudo verlo a lo lejos.

Mira a continuación el vídeo de un año después de que el venadito empezara su vida en la naturaleza:

He visto a la familia muchas veces después de la liberación, también los he visto recientemente en el otoño. La madre venado generalmente no se aleja demasiado del lugar donde se siente segura, por lo que permanece en el área. – Confesó a The Dodo.

Aunque han pasado cinco años de aquel difícil y tierno momento, Dairus y Mack recuerdan con mucho amor ese episodio de sus vidas y se complacen en saber que el cuidado y los mimos que le dieron al pequeño, lo ayudaron a ser el animalito que hoy corre por los prados feliz y libre.

Fuentes: Honeysada, TheDodo.